Maria del Blog

Capítulo Trêz: en nombre del capital


Bién, amingos. Gracias a lo queridíssimo senhor Abazón, Padre no temía mas el futuro. Bién, el proprio futuro, buguê el futuro de la rebolucíon le parecía terible por supuesto!
En naquiela nueche, Padre fue com el querido senhor Abazón a sua casa. Quieremos dizer, a la casa del senhor Abazón, iá que Padre no tenía más casita.
Bien, era uma casa mucho buenga, em formato de “U”, todas las dependienças dando (uepa) para uma baranga llena de samanbájas e otras plantitas. Todo muito verde y florido e lindo. Quién los salusó fue la seniora Blanca de las Dolores Letícia Raquel Maria Tomasina Lourdes Rosa del Atacán Miraflores Madre de Diós, la mujer de senhor Abazón. Una seniora muy rrrrrentil e buena.
_ Hola, mi mor, ¿qué tal? Hola, amingo, me llamo Blanca de las Dolores Letícia Raquel. Blanca de las Dolores Letícia Raquel Maria Tomasina Lourdes Rosa del Atacán Miraflores Madre de Diós.

_ Hola, seniora Blanca de las Dolores Letícia Raquel Maria Tomasina Lourdes Rosa del Atacán Miraflores Madre de Diós , ¿que tál? Mi nombre es Padre e jo fui arrancado de la patria madre de la revolución, Cuba, donde bibia calmamente hasta que, duriante uma clase de natación com pesitos de pato, una corriente marítima se me llevo embuera en la dirección de la cuesta de Maiamis. Lamentable.
_ Pobrecito! ¡Sos um errrilado político! ¡Lo siento! Qué bueno que llegaste a nuestro hermoso país.
_ No, no, entienda, jo no quería….
_ Ya basta ustedes! _ bradó el querido senhor Abazón. _ Llega! ¡Lo importante es que estamos tuedos aquí, rrrruntitos! Benga, Padre, venga conhocer mi pueblo.
Y así, Padre adentró em la sala de visitas living-rum, donde estavam los niños del querido amigo Abazón.
_ Qieiro que conoscas Clichezito, mi irro más nuevo…
_ Hola, pequeño, ¿qué tal?
_ Medio-mitad, mi irro del medio.
_ Hola, Mitad, ¿qué tal?
_ … y Madre de Diós Tomasina de las Dolores Raquel Rosa Blanca del Atacán Miraflores Letícia Maria Lourdes, mi irrrrrita más vieja, aluna de lo cuerso de comunicación de la Faculdads Reunidas Maiame-Vaizzz de Ensino, hermosa, tcharmoza, bien hecha, fofita, chistosa, porém, intelirrente, independiente, dueña de sus opiniones, muederna y inserida en le contuexto!
Lo coraçon de Padre hizo una media-vuelta a la media-luez del abarrur lilás. No, no, no.
No era cierto que el amuer, el aflitibo, inegáble e definitivo amuer lo alcançasse rusto ali, donde estaba, en uma tierra estranha y capitalista, frente a uma mujer capitalista y estranha.
Pero era cierto. Em três seguendos, Padre iá amaba Madre de Diós Tomasina de las Dolores Raquel Rosa Blanca del Atacán Miraflores Letícia Maria Lourdes para todo el siempre amiém.
_ Hola senhorita Madre de Diós Tomasina de las Dolores Raquel Rosa Blanca del Atacán Miraflores Letícia Maria Lourdes. Mucho gusto en conocerla.
_ Gracias, senhor Padre _ dirro la jueben, bajando los ojos de fuerma muy compuesta e modestya.
_ Bueno, amigo, compay, camarada, compañero, ¡venga! _ dirro el querido senhor Abazón, bamomos cenar! ¿Que tendremos hoy, mi amuer?
_ Bueno, solo uma comidita sencilla, nada de especial: tacos de pescado, tacos de carne molida, tacos de gallina, tacos de dulce de leche, tacos de ensalada, tacos de estrogonofff, tacos de mariamuele y tacos de tortillas. Ah, si, ¡y testículos de baca!
_ Eh, gracias seniora Blanca de las Dolores Letícia Raquel Maria Tomasina Lourdes Rosa del Atacán Miraflores, agradesco la hospitalidad.
_ No por estou, senhor Padre, pero, no necesitamos ser formales, llamame de Blanca de las Dolores Letícia Raquel Maria, djá está bueníssimo.

Y así, tomado por lo birús del amor, nuestro heróye hizo su premera refección tipicamemiente latina em su noba patria, en sua nueva familia.

Capítulo Doz: un amingo para Padre


Em el último capítulo, lo rrrrobem y destemido Padre, nuestro heróye, se descubrió transladado, por uma uenda demoníaca de la alegre y rrrrrobial Cuba, la islã de la marrrria, para los pérfidos y capitalistas selbarrres Estado Unindos de lá Ambérica.
¡OH, NOOOO!
De fuerma fría y cobarde, como apenas los americanos sabem facer, Padre tuvo la cidadañina outorgada a si mismo sin que pudesse rrrrearrrrrir.
E aguera, sin más, antes mismo de derrrar el buéte, era ciudadano nurte-americano. ¡RRREJUS! ¡Qué lástima!
Al colocar suas piesitos em el suelo norte-amerincano, Padre suspiró de desguesto: no era más el mismo niño puro que era antes de ir para sua aulita de natación com piéz de patito. Aguera tenia una mácula em su fitcha de buens serbicios prestados a la rebolución.
Aquejo maceraba sua almita.
¿Qué iba a hacer, qué iba a hacer?
En fila de la migra, encuánto esperaba por su vez, Padre olhó em vuelta lleno de asco: que horruer era una repartición pública capitalista. E aguera, aquel era su muendo.

Em pose de los papeles, paradito en la calçadita, Padre no sabia para donde ir-se. ¿Qué iría hacer?
En el momento en que pensaba en la vida, un tchico se aprocimô.
_ Hola, ¿que tal? Mi nombre es Abazón, hombre, ¿y el tuyo?
_ Hora, ¿que tal? Mi nombre es Padre.
_ ¿Dime, Padre, como le andam las cosas?
_ Lhegue acá bindo de Cuba, fue cobardemente elegido como ciudadano por lá policía. Y aguera tengo que vivir acá. No tenho casita, amingos, trabarrro e ni uno comandante para llamar de mío.
_ Que bueno, hombre, ¿futchiste de Cuba? ¡Mucho bien!
_ ¿Qué tem, loco? ¡No me fudji de Cuba, fuí arrastrado por una corriente imperialista que me obligó a quedarme acá! ¡Oye! ¡Jo quiero irme a Cuba de vuelta!
_ ¡Tranquilo, hombre! ¡Tod se bá a resolver, jo mismo he vinido acá hoy para pegar mis papeles permanentes! ¡He, amigo, una nueva vida se empieça para nosuetros ¡¡Tu te quedarás en nuestra caza! Por la manhana vamos juntitos em busca de trabaljo.

Sí, fué berdads. Con la ajiuda del senhor Abazón y su hermuesa famíglia, Padre tenia, enfines, tchange de recomeciar su bida.

Rumbo al capítolos trenis. ¡Bamonos!

Capítulo Uno: no es fácile ser berde

1981.

Exterior, nuetche.

Uno botezito inflável suavemente bóia em el médio de la mar. Adentro, um rapazito llamado Padre duerme con tranquilidade.

Derepiente, luzes. Sonido de helicópteros. Confusón. Águitas rebueltas. Balenas apavoradas, golfíneos fugiendo em disparada. Si, si, la migra lo quitó.

– Senior, acuerdate! – grito la boz en el megáfono. – Aqui é la migra de los Estados Unidos. Lebanta-te, ficate em pié y identificate!

Ainda médio zonzo de sono, Padre, el rapazito em el buete, piscó algumas bezes tentando entender lo que ocurria. Dios Mió! Que horas eram? Donde le estabais?

– Senhores – gritó em respuesta –, mi nombrezito es Padre, soy hapenas um rapaz caribenho-americano, sin dinero en el bolsillo e bindo de la isla! No sé lo que hago acá!

– Estáis em águas territolialis americanas, su marginal! Violas el imperioso decreto internacionales que nos hace dueños de estos marres, ó crees que solo los inglieses  son donitos del oceanos? Lebantate!

– No puedo lebantarme, senior, estou em um bote infláfeis. Se me lo lebante, perderé el equilinbrio!

– Que haces acá, ó pedacito de béstia?

– No lo sé, senior!! Deje lá cuesta de mi isla solo para tener uma aulita de nataciones de pezitos de pato e creo que drumi em el buete! Acordé acá, mira, no se donde estoy!

–  Estás near de la cuesta del imperioso Estados Unidoz de la América, my son!

_ NO! NO! NO! No diga esto! Los imperiosos Estados Unidoz de la América son mi enemingos e enemingos de toda mi nación! No puedo estar acá! Criedo, que horrruer!

– De donde eres, hirro?

– Soy natural de Cuba, Habana! BIBA LA REBOLUCION!

– Dios mio – dirro el sargente de los mares para su ordenança. – Esto puebre rapazito es um ecxiladito de Cueba! Poebrecisto! Rapazes! Sabeis lo que hacemos em ecxilados! Busqueno! Get him from the uáters! Deemle uns cobertita, um copón de tódi, uns sanduicha de queso e la cidadania! Rápido, rapazes. Es question de bida o muerte de la ideologia!

Rapidamente, com la eficiência de los bombueros americanos, los soldaditos sacaram Padre de dentro del buete e, ayienda uzando su bóia de bracitos de patito, él fue djebado al barco de la mariña polícia de la cuesta y, entón, llevado a la tierra.

Por todo tempo, gritaba:

– No! No quiero ser cuidadano americano! Es um engano! Quiero bolber a Cuba! Biba em comandante! Biba la rebolucíon!

Los soldados, penalizados, comentabam:

– Pobrecito, debe ser el trauma.

Y así comienza la relutante bida de la famiglia Padre de Diós en América.

20 comentários em “Maria del Blog”

  1. Falle cueridja, sois una mujer de la puerra! me esbugallié!! ansioza estoye para lire els próscxhimos chapitros de esta relutante bida besta. Biba tu!

    Curtir

  2. ¿¿¿¿Como boy aguantar esperar el prórrimo capítulo ???? Quantas abenturas todabía esperan a Padre, al merror encontrará un rráquerr…. ¡¡¡¡¡ Rressusus, diesce de la crusss !!! muchos besitos Falcita de mi coraçón!

    Curtir

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Foto do Google

Você está comentando utilizando sua conta Google. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s